Saber de jamón

Pros y contras del jamón deshuesado o loncheado

on
9 octubre, 2019
pros-y-contras-del-jamon-deshuesado-o-loncheado

Lo reconocemos, somos muy fans del jamón cortado a cuchillo. No en vano os hemos hablado en numerosas ocasiones de cómo conseguir un corte de jamón perfecto o de cómo conservar el jamón entero en casa. Pero hoy queremos hablaros de una alternativa que cada vez gana más enteros y que, a pesar de tener algún inconveniente, posee muchas ventajas a la hora de consumirlo: el jamón deshuesado y el jamón loncheado.

El consumo en general ha cambiado mucho en los últimos años. Hace 40 años, la cesta de la compra en alimentación se llevaba casi el 30% de nuestros salarios. Actualmente, ese porcentaje se ha reducido a un escaso 12%, siendo además mayor el abanico de productos ofertados. Este dato, unido a la disminución del tamaño de las familias (cada vez existen más hogares con un número más reducido de miembros), ha hecho que haya bajado la venta de jamones enteros destinados directamente a las casas y aumentado el consumo de formatos más pequeños, rápidos y cómodos de consumir.

Es cierto que muchos tenemos grabada en nuestra memoria la imagen de la pata colgada en la despensa o colocada en un jamonero, y que, como ya os hemos dicho, somos fans de este tipo de consumo. Pero conscientes de las nuevas necesidades, en La estrella del jamón nos hemos adaptado a la demanda y ofrecemos así nuestro mismo jamón en distintos formatos. En el post de hoy, queremos mostraros los pros y contras de estas nuevas presentaciones.

Ventajas del jamón loncheado y del jamón deshuesado

  • Comodidad: Se trata sin duda de un formato muy cómodo a la hora de consumirlo. Si no disponemos de las herramientas adecuadas o de la destreza para cortar bien el jamón, los sobres de jamón loncheado nos ofrecen una rápida preparación. Basta con sacarlo con antelación de la nevera para atemperarlo, abrir el sobre y servir. Algo similar sucede con el jamón deshuesado, ya que al tratarse de piezas más pequeñas, se pueden colocar sobre una tabla de cocina y no es necesario tener un jamonero ni excesiva habilidad para cortar las lonchas.
  • Espacio: Uno de los mayores inconvenientes que la gente encuentra a la hora de comprar un jamón entero es el no tener un lugar adecuado donde colocarlo. Un jamón entero y un jamonero ocupan bastante espacio. Sin embargo, un taco de jamón o un sobre de loncheado se pueden conservar cómodamente en nuestra nevera.
  • Transporte: Tanto desde la tienda a nuestra casa, como para llevar un poco de jamón a un picnic o a una cena con amigos, nada más cómodo que un sobre de jamón loncheado. Poco espacio y poco peso. Esto lo convierte también en un regalo estupendo o para acompañarnos fuera de España en nuestros viajes, ya que al estar envasado al vacío, no tendremos inconvenientes en meterlo en nuestra maleta (no obstante, conviene asegurarnos de las restricciones aduaneras del país al que viajamos, no nos vayamos a encontrar con la desagradable sorpresa de que nos requisen nuestro jamón).
  • Conservación: Una de los problemas que argumentan quienes se resisten a comprar una pieza entera es que, si no se consume en un tiempo prudencial, la pieza se seca demasiado y se desaprovecha. Con el jamón debidamente cortado y envasado, esto ya no supone un problema. Si se trata de un sobre de loncheado, es fácil que no dure más de una comida, merienda o cena. Si hablamos de un trozo de jamón deshuesado, se conserva perfectamente fuera de la bolsa de vacío, envuelto en un trapo de algodón en la misma nevera sin secarse tan rápidamente.
  • Presentación: Seguro que has visto infinidad de platos de jamón cortados a cuchillo dignos de un museo, pero ¿te sale así de bien a ti? No es fácil cortar bien el jamón, pero tampoco emplatarlo. El jamón loncheado facilita esta tarea. Si está cortado a máquina, todas las lonchas tendrán el mismo tamaño y grosor, lo que te permitirá jugar más fácilmente a elaborar un plato bonito. Si optas por un sobre de jamón cortado a cuchillo, un profesional habrá hecho ese trabajo por ti y solo tendrás que sacar el plato de la bolsa para tener una presentación profesional con la que deslumbrar a los comensales.

Sí, también tiene algún inconveniente, pero pocos…

  • Se pierde cierta magia: Cortar y ver cortar jamón tienen un efecto hipnótico, casi mágico. La liturgia que conlleva el corte de jamón a cuchillo, un espectáculo único de nuestra gastronomía, desaparece de nuestro hogar en pos de la comodidad.
  • No controlas el corte: Si has superado el nivel iniciación en el corte a cuchillo, probablemente te guste elegir de qué zona quieres cortar e incluso jugar con el tamaño de loncha que quieres para montar tu presentación. Esto no es posible cuando compras el jamón en trozos o loncheado.
  • Si no se consume rápido se seca antes: El consumo ideal del jamón es directamente desde el cuchillo, casi sin pasar por el plato. Es así como apreciaremos todas sus cualidades organolépticas. Loncheado y envasado al vacío conserva muy bien sus propiedades, pero si no consumimos el sobre de una vez, las lonchas se pueden secar más de lo deseado. No obstante, dudamos mucho sobre ni una sola loncha de nuestros sobres de 100 gramos a máquina o de 80 gramos a cuchillo: haz la prueba y verás como es más fácil que tengas que abrir otro, que tener que guardar de nuevo el sobre en la nevera.

Como ves, aunque existan pequeños inconvenientes a la hora de elegir un formato loncheado o deshuesado, son muchas las ventajas que presentan. Si te gusta el jamón, pero no puedes o no te atreves con una pieza entera, no dudes en lanzarte a por el formato que mejor se adapte a tu gusto y a tu tipo de consumo. Y no olvides que siempre vas a tener la opción de acudir a tu establecimiento de confianza y pedirle a un profesional el jamón como a ti te gusta.

ETIQUETAS
ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UN COMENTARIO

LA ESTRELLA DEL JAMÓN
Zaragoza

Desde hace más de cuatro décadas, la familia Gómez nos hemos dedicado a la elaboración de jamón. Con la incorporación de la tercera generación, en esta empresa familiar hemos conseguido aunar la experiencia de nuestros antepasados con modernos procesos de elaboración.