Saber de jamón

Cómo debe ser un buen soporte jamonero

on
19 junio, 2019
Como-debe-ser-un-buen-soporte-jamonero

Jamón, cuchillos y, por supuesto, un jamonero. No existe nada mejor para sujetar nuestro pernil durante su corte que un buen soporte o tabla jamonera. Esta herramienta nos va a permitir no solo cortar nuestra pieza de manera tal que le saquemos el máximo rendimiento sino que, además, lo hagamos de una forma lo más segura posible.

Existen numerosos modelos y precios en el mercado. Desde los 15 hasta los 800 € aproximadamente, el abanico es lo suficientemente amplio como para encontrar nuestro jamonero ideal. Hay gente a la que parece asustarle que el soporte le cueste más que el propio jamón, pero existe una gran diferencia. El jamón se acaba, el jamonero no.

Como en otro tipo de artículos, por ejemplo en las cámaras de fotos, hay modelos orientados a profesionales y modelos para amateurs. Y al igual que poca gente recomendaría una cámara de muy bajo presupuesto si quiere obtener un resultado óptimo, nosotros tampoco recomendamos ir a los precios más bajos en soportes jamoneros si lo que queremos es sacarle rendimiento al jamón y evitar cortarnos. Cierto es que, si nuestro consumo es muy puntual y solo tenemos jamón en casa en Navidad, siempre será mejor un jamonero de bajo presupuesto que cortarlo sin él. Pero ya veréis como, con apenas un par de usos al año, bien merece la pena invertir un poquito más y disfrutar plenamente del jamón.

Qué busca un cortador profesional en un soporte jamonero

Como a nosotros se nos da mejor elaborar el jamón que cortarlo, hemos recurrido en esta ocasión a la opinión de Jorge Díaz Borreguero, cortador profesional del Grupo de Cortadores Art Dcorte, afincados en Galicia, para saber cuáles son las características que le exige a esta herramienta de trabajo.

Según Jorge, una de las características que busca “es que sea robusto y con buena base para que asiente bien en la mesa de corte”. Esta es sin duda una de las principales señas de identidad de un jamonero de calidad. Para extraer las lonchas de la mejor forma posible, hay que elegir un soporte que “prácticamente no se mueva o lo haga lo menos posible”. Entre los modelos profesionales hay varios materiales para las bases. Desde el mármol al acero inoxidable, pasando por la madera, la fibra de polietileno o el Silestone, cada uno aporta, además de diseño, solidez y peso. Sin embargo, para los profesionales del sector, que tienen que desplazarse de evento en evento transportando sus herramientas, hay otra característica a tener en cuenta. “A su vez, también es conveniente que se pueda transportar fácilmente, ya que hay veces que hay dos o tres eventos en el mismo día y vas cargado con muchas cosas, y todo pesa y se agradece que los materiales sean ligeros”, afirma Jorge.

Pero si hay algo que ha revolucionado el mundo de los jamoneros y que todo soporte profesional posee, es la incorporación de brazos basculantes y cabezales giratorios. Las posibilidades que ofrece un jamonero en el que podamos mover la pieza y buscar la posición exacta que queramos sin tener que colocar una y otra vez el jamón en el mismo, son incomparables. El jamonero que usa Jorge tiene “fácil manejo, con muy buena oscilación para adaptar a cualquier altura vayas donde vayas, y con un cabezal giratorio que te facilita poder cortar la maza y cambiar a la babilla e ir cortando el tercer cote y finalización del jamón muy cómodamente”. Si además de todo esto tiene una buena ergonomía, facilitará sin duda la labor de quien va a pasar mínimo una hora y media trabajando la pieza.

Qué debo buscar para mi hogar

Es cierto que son algunas de las características que hemos mencionado (solidez, ligereza, cabezal giratorio o brazo basculante) las que diferencian y a la vez encarecen los soportes. Sin embargo, son precisamente las mismas las que, adaptándolas a nuestro presupuesto, debemos buscar para nuestra casa.

Existen soportes a precios muy económicos que poseen algunas de estas características. Bien es cierto que la calidad de los materiales de la base o los engranajes de los cabezales y los brazos no será la misma, pero seguro que encontramos un modelo que se ajuste a lo que buscamos.

Nuestra recomendación es comprar un jamonero que aporte, sobre todo estabilidad. La seguridad es lo primero, tanto para profesionales como para aficionados. Si no disponemos de los cuchillos ni de la destreza de un cortador profesional, debemos disponer al menos de un jamonero que no haga que nuestro jamón se mueva como un flan. Esto no se traduce tanto en un soporte que agujeree nuestro jamón dejándolo como un colador, sino que la base sea pesada y el brazo se ajuste a ella firmemente. En este aspecto, Jorge Díaz apunta: “Para casa, a modo amateur, mi opinión es que puede ser un jamonero básico pero a poder ser, sin el clásico pincho en la punta con el que sujetar la pieza”. Y es que toda “herida” innecesaria que le hagamos al jamón puede generarnos un problema a la larga. “Al pinchar el jamón, le entra aire y se va oxidando o si lleva mucho tiempo y un jamón con poca curación, le puede entrar moho y se estropea toda esa parte alrededor de donde se ha pinchado”, asegura Jorge. Además, continúa, “hay jamoneros así sencillos y con basculante en la cabeza, sin tener que ir a los jamoneros premium, y que pueden resultar muy cómodos para casa”.

Sea como sea vuestro jamonero, tened en cuenta que gran parte de la responsabilidad del aprovechamiento del jamón y de la seguridad a la hora de cortarlo, depende de él. Elegidlo bien.

ETIQUETAS
ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UN COMENTARIO

LA ESTRELLA DEL JAMÓN
Zaragoza

Desde hace más de cuatro décadas, la familia Gómez nos hemos dedicado a la elaboración de jamón. Con la incorporación de la tercera generación, en esta empresa familiar hemos conseguido aunar la experiencia de nuestros antepasados con modernos procesos de elaboración.